No llores, Iker

Puede que en verdad no fuera para tanto.
Puede que ya hubiera perdido sus reflejos.
Puede que el Madrid no sea equipo para viejos.
Puede que en verdad no fuera un santo.

Puede que por alto no fuera nada bueno
y que no jugara nada bien con el pie.
Puede que no fuera el porterazo que se cree
y que en verdad su vaso se veía medio lleno.

Pero yo le he visto hacer verdaderas maravillas,
le he visto ganar lo que nadie antes ganó
quizás era suerte, pero mucha, la de Casillas
y esa es la suerte que quiero conmigo yo.

La Undécima no se ganó quizás por culpa de él
y alguno dirá que me estoy quedando corto.
Pero si tocara enfrentarse este año al Oporto
sería aún más difícil por jugar contra él.

No llores, Iker, que todo siempre se acaba criticando.
Les pasa a los capitanes de los grandes navíos,
sus vasos se acaban viendo siempre medio vacíos
porque hasta lo mejor en la vida se acaba olvidando.

Por eso, Iker, no llores, que es ley de vida.
Les pasa sobre todo a las personas importantes.
En un tiempo volverás a ser para todos el de antes
porque la gente hasta de las críticas algún día se olvida

Y te recordarán otra vez por salvar tantos partidos.
Y no solo por aquella parada que nos hizo campeones,
sino por detener el tiempo en tantas ocasiones,
algo solo al alcance de unos pocos elegidos.

Anuncios

Un pensamiento en “No llores, Iker

  1. Pingback: Iker | La lingüística del fútbol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s